No despreciemos la palabra.


Es, sin duda, un poderoso instrumento. Es el medio por el cual damos a conocer nuestros sentimientos, el camino para relacionarnos, para amar y ser amado por los otros.

Las palabras pueden resultar increíblemente benéficas o resultar terriblemente lesivas.


Nuestros sufrimientos, placeres y alegrías dependen de cómo las usemos, de que no nos las nieguen, de que sepamos qué hacer con ellas. La palabra cura porque nuestro malestar tiene que ver con nosotros, tiene un sentido.


Es necesario escucharlo y no ahogarlo en el miedo o la vergüenza, o en el uso indiscriminado de fármacos.



2016© senda-psicologos-alcorcon.com. Gabinete psicológico en Alcorcón. Todos los derechos reservados. syrope ®